domingo, 15 de marzo de 2015

6 cosas que debes saber sobre los códigos QR

Saludos a todos los lector@s de El Rincón del Sueko. Hoy hablaremos sobre algo que todo el mundo tiene visto, que conoce y que es sabedor de su gran utilidad. Están por todas partes: en los productos alimentarios, los anuncios, revistas, por doquier. Los códigos QR, inventados por Denso (filial de Toyota) en 1994 se han utilizado hasta ahora con fines principalmente industriales y logísticos, en los últimos años están protagonizando un boom en marketing y publicidad.

¿En qué consisten?

Los códigos de barras son una serie de líneas de diferente grosor y separación que pueden expresar un conjunto muy reducido de información (normalmente menos de 12 bytes), mientras los códigos QR son matrices de puntos (bidimensionales) que permiten codificar en un espacio muy reducido gran cantidad de información (hasta más de 4000 bytes).

Lo más habitual es utilizar los códigos QR para incluir dentro de ellos URLs (direcciones de sitios en Internet), pero los códigos QR también poder servir para enviar directamente SMS o e-mails, hacer llamadas telefónicas, agregar un contacto a la agenda, etc.


¿Por qué ahora son tan populares?

Gracias a la implantación generalizada de los smartphones dotados de cámara y conexión a Internet, los códigos QR son actualmente la forma más fácil y rápida para conseguir que un usuario pueda acceder de inmediato a información y servicios interactivos. Por ejemplo, enfocar con la cámara de nuestro móvil a un QR para visitar una página web es mucho más rápido y directo que teclear en el reducido e incómodo teclado una URL larga y complicada.

Las marcas y comercios han visto en los códigos QR un “call to action” inmediato, incorporando códigos QR a la publicidad impresa, a los carteles de los comercios e incluso a los banners de Internet. Es decir, los códigos QR han sido el siguiente paso tras la inclusión de URLs en la publicidad offline.

¿Cómo deben usarse?.

Para que un QR realmente tenga sentido para el usuario y para la marca, es necesario seguir tres sencillas reglas al pensar en la página a la que el usuario llegará al escanear el QR:

  • Debe ser perfectamente visible desde un móvil o, preferiblemente, una versión exclusivamente diseñada para móvil.
  • Debe ofrecer información complementaria a la publicidad que el usuario está viendo impresa. Es recomendable también que incluya algún valor añadido, como descuentos, regalos exclusivos o servicios útiles.
  • Conviene explicar brevemente al usuario qué podrá encontrar tras ese QR.

La publicidad en medios digitales también puede incluir códigos QR, siempre que tenga sentido que el usuario enfoque su móvil a la pantalla para acceder, por ejemplo, a la descarga de una app, algo que sería mucho más complejo si primero la tuviera que descargar en el ordenador y después transferirla a su móvil.


Podemos y debemos medir su eficacia.

Los códigos QR nos ofrecen la posibilidad de medir directamente la eficacia de las inserciones publicitarias en medios tradicionales. Para ello, basta con integrar en cada código QR un sistema de seguimiento (como hacemos con los clicks en los banners). De esta forma, podremos conocer en tiempo real y comparativamente la publicidad que nos está dando mayor rendimiento. Otro aspecto muy importante del seguimiento de la eficacia de los códigos QR es que podemos saber dónde está el público que escanea nuestros códigos QR, lo que nos puede dar pistas sobre las zonas de mayor difusión geográfica de nuestra publicidad.

El tamaño importa.

El tamaño con el que imprimamos un código QR tendrá una relación directa con la facilidad y rapidez con la que el usuario podrá escanearlo. Si lo imprimimos demasiado pequeño, seguramente acabaremos frustrando al público después de varios intentos con la cámara de su smarpthone. El tamaño mínimo de impresión de un QR viene dictado principalmente por la distancia mínima desde la que podrá ser escaneado por el usuario.

Tamaño mínimo = distancia mínima / 10

Por ejemplo, un QR en una valla publicitaria que no permita que el usuario se acerque a menos de 12 metros no debería tener un tamaño de menos de 1,2 metros de lado. Un código QR en una página de una revista, que permite que el usuario acerque su móvil hasta unos centímetros de la página, no debería tener menos de 15 milímetros de lado (tamaños inferiores son difíciles de enfocar por un móvil).

Los códigos QR pueden ser creativos.

Gracias a la robusta tecnología en la que se basan estas matrices de puntos, los códigos QR no tienen por qué ser aburridas matrices de puntos en blanco y negro.
Es posible diseñar códigos QR que tengan diferentes colores e incluso imágenes integradas en ellos:





En un próximo post ampliaremos la información explicando cómo obtener un qr y para qué nos puede ser útil.


Espero que este post haya sido de vuestro interés. Me encantaría, más que nunca, ver vuestras valoraciones y leer vuestros comentarios a través de las herramientas que este blog pone a vuestra disposición.
    Muchísimas gracias a tod@s. ¡Salu2! 👍

    #rincondelsueko en Twitter, Facebook, Flipboard y Google+

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario