sábado, 5 de agosto de 2017

La ley de Murphy.

Hola mis queridos lector@s de El Rincón del Sueko. Si algo puede salir mal, saldrá mal ¿Cuántas veces nos acordamos del Sr. Murphy cuando algo se nos cae al suelo? ¿o cuando hacemos cola en el supermercado? Hoy vamos a hablar de Edward Aloysius Murphy, el culpable de que cuando las tostadas se caen al suelo, siempre lo hacen por el lado de la mermelada y, por supuesto de su "Ley" que formuló en 1949. Cruzad los dedos para que todo salga bien y podamos acabar la lectura del post...


Quién fue Edward Aloysius Murphy.

Tal y como nos dice Wikipedia, Edward A. Murphy Jr. (11 de enero de 1918 - 17 de julio de 1990) fue un ingeniero aeroespacial estadounidense. Murphy trabajó en sistemas de seguridad críticos y es conocido por la homónima Ley de Murphy, que declara que "Si hay varias maneras de hacer una tarea, y uno de estos caminos conduce al desastre, entonces alguien utilizará ese camino".

Tras el fin de las hostilidades, en 1947, Murphy trabajó en el Instituto de Tecnología de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, como Oficial de Investigación y Desarrollo en el Centro Wright de Desarrollo Aéreo de la Base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson. Fue durante ese período cuando se involucró en los experimentos de trineos de alta velocidad impulsados por cohetes (Proyecto MX981 de la USAF, 1949), y acuñó la celebérrima Ley de Murphy.

Es innegable que tanto esta ley como las que siguieron, con sus corolarios, principios y máximas, tienen su principal explicación en la memoria selectiva y en nuestros sesgos, como la inclinación a la negatividad, que nos hace temer y recordar más los casos negativos que los positivos o neutros, y el sesgo de confirmación, que nos lleva a hacer caso sólo a los ejemplos que ratifican nuestras creencias.

'Si hay algo que puede fallar, fallará". Pudo haber existido o no el 'Murphy" a quien los administradores de empresas deben eterna gratitud. La neblina del tiempo ocultó el momento en que un individuo creativo aprovechó la experiencia de incontables desastres y la resumió en este sabio adagio. Sin embargo, sea o no que la administración esté en deuda con un Murphy hipotético, la sentencia que ostenta su nombre se ha hecho popular porque ha evitado incontables accidentes, errores y fracasos.

La ley de Murphy implica que esperar lo mejor es menos realista que esperar dificultades y prepararse para enfrentarlas. Tiene tres corolarios:

  • Nada es tan sencillo como parece
  • Todo toma más tiempo del que se supone
  • Las cosas saldrán mal en el peor momento


Las leyes de Murphy.

Por supuesto, toca enumerar las tan famosas Leyes de Murphy que son las siguientes:
  1. Si algo puede salir mal, saldrá mal.
  2. La tostada siempre cae en el lado de la mantequilla.
  3. La información más importante de cualquier mapa está en el doblez o en el borde.
  4. Los pares de calcetines siempre van de dos en dos antes de entrar a la lavadora y de uno en uno al salir de ella.
  5. La otra cola siempre es más rápida.
  6. Llevar un paraguas cuando hay previsión de lluvia hace menos probable que llueva.
  7. No importa cuántas veces se demuestre una mentira, siempre quedará un porcentaje de personas que creerá que es verdad.
  8. Siempre encuentras las cosas en el último sitio en el que miraste.
¿Os sentís identificados? Yo plenamente en seis de ellos.


Utilización en el mundo empresarial.

A continuación se describe un procedimiento que permite aprovechar los beneficios de la sabiduría de nuestro queridísimo Sr. Murphy:

1. Adoptar una actitud pesimista, temporalmente. La ley de Murphy pugna porque se esté preparado para que las cosas salgan mal. Incluso cuando el ejecutivo con actitud positiva confía en que la suerte le ayude, ¿para qué arriesgarse sin necesidad? En las operaciones en las que el fracaso o las dificultades importantes significan una pérdida grave, procure que los resultados le sean favorables mediante una revisión de los planes, que le permita detectar las fallas posibles, grandes y pequeñas. Es importante tomar precauciones y tratar de anticipar las dificultades.

2. Planear cuidadosamente. No se dependa de la improvisación de último momento, a menos que un suceso inesperado lo haga inevitable. Es mejor atender los detalles con anticipación, que pegar los pedazos con goma de mascar para evitar el desastre.

3. Identificar las áreas cruciales de la operación. Se debe verificar el funcionamiento de los
principales elementos que la integran: una máquina clave, un operador capaz, una supervisión experimentada, tanto por separado, como en el lugar que les corresponde. Los pequeños detalles también cuentan. Muchas misiones han fracasado debido al clavo proverbial, el artículo insignificante que resulta esencial para el progreso de lo planeado.

4. Contar con un sistema auxiliar para casos de emergencia. Esto no se aplica en todas las situaciones, pero se debe procurar en el caso de los subsistemas, partes y otros elementos de este género.

Vera Mayer, vicepresidenta de información de la cadena televisiva estadounidense NBC, constituye un ejemplo del ejecutivo realista, al que incluso se puede calificar como "murphiano", en cuanto considera necesaria la duplicación para lograr estructurar un sistema a prueba de errores.

Cuando el sistema de almacenamiento de información escrito y manual se cambió por otro que se registraba en microcintas y se recuperaba mediante una computadora, se negó a deshacerse del primero. "No vamos a eliminar el sistema antiguo" —alegó—. "Las computadoras se descomponen. Es más, no sólo vamos a conservar los registros escritos, sino que los vamos a mantener actualizados". La experiencia ha comprobado que tenía razón, pues en varias ocasiones se ha salvado de una catástrofe gracias al sistema manual. "Muchos de nosotros dormimos más tranquilos. Esa es otra de las ventajas de contar con un sistema auxiliar para casos de emergencia" —afirmó—.

Para finalizar os dejo con este vídeo... ¿Existe la Ley de Murphy? ¿Qué pensáis?




Espero que este post haya sido de vuestro interés. Me encantaría, más que nunca, ver vuestras valoraciones y leer vuestros comentarios a través de las herramientas que este blog pone a vuestra disposición.

Muchísimas gracias a tod@s. ¡Salu2! :-)

#rincondelsueko en Twitter, Facebook, Flipboard y Google+


No hay comentarios:

Publicar un comentario