miércoles, 5 de octubre de 2016

Análisis de balances. Los ratios. (I)

Hola mis queridos lector@s de El Rincón del Sueko. De nuevo aquí con ganas de traeros un nuevo post que sea de vuestro interés. El tema de hoy ya sé que está muy trillado pero creo que debe estar en este blog con un perfil cada vez más económico-financiero.

Y es que el conocimiento de los ratios y su buen uso es un instrumento fundamental en el análisis de balances de cualquier empresa y forma parte de los sistemas de gestión, tal y como hemos visto anteriormente en otros post como el del Cuadro de Mando Integral. Para no hacerlo excesivamente largo veremos el tema en dos entradas distintas. Decir también que a este post le sigue un segundo con la tabla de ratios más comúnmente utilizados.

I. Concepto.

Como es lógico, lo primero que hemos de hacer es definir que entendemos por ratio a través de una definición.
Ratio es la relación o proporción que se establece entre dos cantidades o medidas. También se denomina comúnmente “razón” o indicador.
La forma de relacionar las dos medidas puede ser mediante cualquier operador matemático (suma, resta, multiplicación, división, o combinaciones) siendo el más utilizado la división. También es posible utilizar otras funciones, más complejas, como las regresiones, modelos de series temporales, etc.

II. Clasificación.

Existen infinidad de ratios o razones y, por tanto, multitud de clasificaciones, pues, se puede combinar cualquier medida siempre que pueda extraerse de la misma una lectura que sea de utilidad.

Una primera aproximación sería por el carácter de las magnitudes que se relacionan o enfrentan (variables input) y por el objetivo de la relación (significado del output). Los ratios son un instrumento clave del análisis económico-financiero de la situación patrimonial de una entidad, su gestión, resultados obtenidos, generación de liquidez, etc.

Dentro de esta tipología de ratios, éstos se pueden clasificar desde tres perspectivas:

  1. Análisis que pretenden o finalidad. En función del factor que se pretende analizar con su aplicación (análisis patrimonial, análisis económico y análisis financiero).
  1. Naturaleza de las cifras incluidas. Estáticas (la mayoría de las existentes en el análisis económico financiero de una empresa) o dinámicas (variables). O desde otra perspectiva, magnitudes de la situación patrimonial empresarial, de resultados obtenidos, o de flujos de caja.
  1. Por su interpretación. Su lectura puede ser en términos cronológicos, financieros o de rotación.

La clasificación más común es la primera, si bien, los ratios denominados patrimoniales (o también de estructura) se diluyen en los otros dos, pues su finalidad es el estudio de la situación general de la empresa, concretamente de la composición de su patrimonio (estructura económica y estructura financiera). Así pues se diferencian dos tipos de ratios según el análisis que se pretenda:

  • Ratios económicos
  • Ratios financieros

1. Ratios económicos.

Utilizados en el análisis económico, y por tanto orientados al estudio de cómo una empresa genera resultados (beneficios o pérdidas) y la manera de mejorarlos. Para ello, y como es evidente, la mayoría se centran en la cuenta de resultados empresarial.

El análisis desde la perspectiva económica de la empresa se estructura en dos pilares, uno es el estudio de su capacidad productiva, es decir, las diferentes inversiones que tiene la empresa y que, en definitiva, son los que generan rendimientos. El otro pilar fundamental es precisamente estos rendimientos, es decir, sintetizar los resultados de la gestión realizada sobre esos activos y que se obtienen como diferencia entre ingresos y gastos y que muestra la cuenta de resultados.

a) Análisis de las inversiones o estructura económica

Se trata de un estudio de su composición que suele hacerse en términos porcentuales o de peso sobre cada categoría de activos sobre el total y de su variación en el tiempo. Además, si se tiene información, es importante analizar las inversiones de la empresa desde su perspectiva funcional, es decir, según la misión que cumplen en la entidad e identificar si existen activos ociosos. En este aspecto se pueden diferenciar:

  1. Inversiones funcionales. Aquellas relacionadas con al actividad empresarial y que además colaboran en la generación de rendimientos (por ejemplo las máquinas utilizadas en el proceso productivo, el edificio en el que se ubican las oficinas de la entidad, etc.).
  1. Inversiones extrafuncionales. Generan una renta pero es ajena a la actividad o explotación empresarial (por ejemplo, los activos financieros como créditos concedidos, cartera de valores, etc.)
  1. Inversiones antifuncionales. Son activos, que independientemente de su relación o no con el ciclo de explotación, lo único que reportan a la empresa son gastos (por ejemplo, un edificio en construcción, una máquina ociosa, etc)

b) Análisis de los rendimientos

Está basado fundamentalmente en la cuenta de resultados, con ratios que pretenden poner de manifiesto la composición de gastos en ingresos generados, cuales de ellos los más importantes, estudio de las ventas, etc. Incluyen ratios como las tasas de participación, rotaciones y ratios indicativos de la eficacia de la gestión (rentabilidades).

2. Ratios financieros

Se identifican como tales aquellos utilizados en el análisis financiero, y por tanto orientados al estudio de la estructura financiera de la empresa y a los compromisos que esta representa para la entidad.

Se trata por tanto, de ratios que permitan el estudio de la política de financiación de la empresa, el coste que esta representa y la capacidad de la entidad para su devolución o reembolso. Esto conlleva a un estudio en tres vertientes, que se comentan, a grandes rasgos, a continuación:

  • Análisis de la composición de la estructura financiera. Una primera clasificación entre recursos propios y ajenos, y dentro de estos últimos un doble desglose basado en el plazo de vencimiento (corto y largo plazo) y en función de su remuneración (con o sin coste).
    • Recursos propios
    • Recursos ajenos
  • Largo plazo
  • Corto plazo. Dentro de los mismos se diferencia entre, comerciales y no remunerados, y no comerciales y remunerados
  • Determinación y estudio del coste de las fuentes financieras utilizadas.
  • Análisis de liquidez y solvencia, es decir, capacidad de generar recursos y liquidez para poder atender a sus compromisos.

III. Pirámide de Dupont.

También llamada pirámide de Razones o Ratios, reúne en forma de diagrama muchos de los ratios más utilizados. Su punto de partida o arranque es el ratio de la rentabilidad financiera, a partir del cual se van desencadenado el resto de ratios que van explicando o justificando el primero, permitiendo hacer un análisis completo.

La expresión gráfica (esquemática) de esta Pirámide sería la siguiente:

-

Su fundamentación radica en que el objetivo final de toda entidad deberá estar dirigido a elevar su Rentabilidad Financiera, pues considera que es el indicador que mejor refleja los efectos de una buena gestión empresarial. Esta se descompone en diferentes razones o indicadores, que a su vez son los elementos o aspectos empresariales sobre los que la entidad debe actuar y maximizar para la consecución de su objetivo final.

Se podría ir bajando de nivel (desglosando cada concepto de manera piramidal) hasta llegar a la base de la pirámide en la que estarían variables claves en la entidad como son las ventas y los gastos y que en definitiva son las que dan respuesta a la rentabilidad obtenida por la entidad.

IV. Esquema de ratios

Realizar una clasificación de los ratios más frecuentes entre económicos y financieros es una ardua tarea, pues la mayoría de los ratios mezclan partidas que pueden representar a ambos. A esto hay que añadir, que para conseguir un análisis completo y correcto de una entidad debe emplearse el mayor número de indicadores o ratios posibles, pues la interpretación de la mayoría depende a su vez del resultado obtenido en otro u otros, estableciéndose una interrelación entre ellos que hace casi imposible realizar un análisis exclusivo de un área empresarial.

Además, no hay que olvidar, lo importante que es en todo en caso, el uso de referentes, como por ejemplo los ratios de la competencia directa o ratios sectoriales y, por supuesto, el entorno económico en el que se desenvuelve la entidad.

Para acabar, vamos a ver un simpático vídeo que justamente nos habla del análisis Dupont.



Espero que este post haya sido de vuestro interés. Me encantaría, más que nunca, ver vuestras valoraciones y leer vuestros comentarios a través de las herramientas que este blog pone a vuestra disposición.
    Muchísimas gracias a tod@s. ¡Salu2! 👍

    #rincondelsueko en Twitter, Facebook, Flipboard y Google+

    1 comentario:

    1. los famosos ratios. como convencer a la Junta de como está la empresa y las futuras políticas de la empresa basándose en los ratios. Tarea ardua y difícil, por no decir imposible, de que un gerente que no sabe en que se basan los ratios entienda su empresa. Como regalar un libro a alguien que primero a de aprender el idioma. Para unos la biblia, ,para otros un libro escrito en chino.

      ResponderEliminar