sábado, 10 de septiembre de 2016

Lluvia de ideas o "Brainstorming".

Hola mis queridos lector@s de El Rincón del Sueko. En más de una ocasión hemos hablado o hecho referencia a un curioso instrumento o herramienta de trabajo de grupo que facilita el surgimiento de nuevas ideas sobre un tema o problema determinado. Es el denominado lluvia de ideas o "Brainstorming". Hoy vamos a hablar extensamente de ello.

Alex F. Osborn, cofundador de la gigantesca agencia publicitaria estadounidense, Batten, Barton, Durstine & Osborn, concibió la estrategia de la lluvia de ideas en la década de 1950. La publicación de su obra Applied Imagination,  la biblia en lo que respecta a este concepto, permitió que esta técnica se conociera y aplicara en incontables salas de juntas. En esencia, la lluvia de ideas constituye un tipo de dinámica grupal cuyo objetivo es generar ideas, un procedimiento para movilizar los recursos creativos de un grupo, para resolver problemas y proponer opciones.

Las organizaciones adoptaron el planteamiento de Osborn porque, a medida que las empresas estadounidenses se tecnificaban cada vez más, se necesitaban ideas para acelerar la producción de nuevos productos, procesos y servicios. Para muchos, el enfoque de Osborn pareció enviado por el cielo. Ya no era necesario depender de la inspiración para obtener respuestas. Los grupos se podrían reunir, aplicar esta técnica y obtener con rapidez las ideas y las posibles soluciones a los problemas; para después evaluar todas las proposiciones con el fin de descartar las inútiles y pulir y aplicar el resto.


Después de un tiempo, esta estrategia, como muchas otras en la administración, cumplió su ciclo de vida (concepto éste del  Ciclo de vida del que hablaremos en otro post) y su popularidad se desvaneció; pero su eficacia continúa haciéndola recomendable para los gerentes.

Aplicaciones.

La técnica de la lluvia de ideas puede resultar útil para resolver cualquier problema, ya sea de índole práctica o hipotética, que se presente en el ámbito laboral. También se puede aplicar en cualquier situación en la que se necesite aportar ideas. Esta estrategia funciona mejor cuando se enfrentan dificultades muy específicas, que se deben solucionar a corto plazo, y no en el caso de aquellas muy arraigadas o complejas. Se ha probado que es una práctica muy útil para los ejecutivos cuando tienen problemas "urgentes" y necesitan de la creatividad de los miembros de su grupo para resolverlos.


Utilización.

Vamos a enumerar los pasos necesarios para aplicar este procedimiento:

1. Descomponer en sus partes el problema o situación que necesite remediar.
Osborn señala que, por ejemplo, si nos preguntamos de qué manera introducir una nueva tela sintética, estamos planteando el problema de una manera demasiado amplia. Éste se debe descomponer en tres subproblemas: a) "Ideas para introducir la nueva fibra en las tejedoras y en los molinos"; b) "Ideas para introducir la nueva fibra entre los cortadores y los talleres donde se confecciona ropa"; y c) "Ideas para introducir la nueva fibra entre los vendedores al menudeo".

2. Consiguir una sala de juntas, un moderador que conozca la técnica y un grupo calificado de participantes. Es válido incluir en el grupo a personas que no estén directamente relacionadas con el problema, pero excluya a quienes no puedan participar activamente en la solución de la dificultad que se enfrenta. Su silencio les hará sentirse incómodas y quizá desanime a los demás participantes. O peor aún, quizá traten de participar y alteren el curso de la junta.

3. Designar a una persona para que se encargue de registrar las sugerencias. Existen diversas opciones, pero no se debe utilizar sola¬mente una grabadora. Quizás sea necesario remitirse a algo que se dijo antes, y el uso exclusivo de ésta, provocaría retrasos molestos. Indíquele a alguien que anote las ideas básicas en un portafolio —de esta manera se podrán recopilar al final de la primera fase de la reunión o en un papel. Junto con lo anterior, se puede utilizar una grabadora con el objeto de contar con apoyo por si es necesario aclarar las anotaciones confusas.

4. Explicar al grupo cuáles son las reglas de la reunión:

  • Se debe ser lo más espontáneo posible y expresar las ideas en cuanto se originen.
  • No hay límites. Son libres de decir cualquier cosa que les venga a la mente, y que no se impongan ningún tipo de autocensura. Que no se preocupen si una idea parece demasiado ambiciosa o descabellada.
  • No se deben formular críticas. Esto es muy importante. El líder debe prohibir que se hagan comentarios negativos que lleven la intención de ridiculizar o humillar, como: "Eso ya está muy trillado", "No funcionará", y otras por el estilo.
  • La cantidad es importante. En este caso es valiosa la cantidad, pues puede contribuir a la calidad. Si se llega a dar el caso de que alguno de los participantes replantee alguna de las ideas que alguien formuló con anterioridad, es decir, que proponga algo basado en la modificación de una ya expuesta, no lo impida, pues frecuentemente así se logra dar con una buena solución.
  • Asegúrese que la persona que tome las notas registre todas las sugerencias y utilice las palabras que reflejen con precisión la idea básica.
  • Termine la sesión cuando considere que el grupo ya no tiene más ideas que aportar.

5. Evaluación. Lo mejor es que esta tarea se encomiende a un grupo pequeño, o incluso a una sola persona, que sea capaz de separar las ideas útiles del resto. En promedio, el porcentaje de buenas ideas oscila del 5 al 10 por ciento del total.

6. Depure, combine y mejore las ideas elegidas. El "comité de evaluación" debe tener claro que las ideas que se retuvieron constituyen la materia prima que se transformará en las respuestas esperadas cuando las proposiciones se depuren, reformulen, o se combinen dos ideas para lograr mayor eficacia.

7. Mantener informado al grupo. Se debe informar al grupo acerca de los resultados de su esfuerzo. Esto es recomendable en todos los casos, pero resulta esencial si en el futuro se planea volver a pedir ayuda a los miembros que lo integran.

Para acabar el tema de hoy, os propongo un interesante vídeo, una breve introducción al Brainstorming, herramientas para el pensamiento creativo y como hacer lluvia de ideas para la resolución de problemas.



Espero que este post haya sido de vuestro interés. Me encantaría, más que nunca, ver vuestras valoraciones y leer vuestros comentarios a través de las herramientas que este blog pone a vuestra disposición.
    Muchísimas gracias a tod@s. ¡Salu2! 👍

    #rincondelsueko en Twitter, Facebook, Flipboard y Google+

    3 comentarios:

    1. Si que es util si. En mi antiguo trabajo lo haciamos, nos reuniamos en la sala de juntas y exponiamos el/los problemas y escribiamos las ideas en postits. Los pegabamos en una pizarra y luego ampliabamos la idea entre todos.

      ResponderEliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      ResponderEliminar